El FAP diesel no es realmente un enemigo

piezasdesguace.eu

La mayor parte de los vehículos diésel, por no decir todos, instalan diferentes sistemas de anticontaminación, aunque uno solo de ellos es un verdadero quebradero de cabeza para muchos conductores, FAP (Filtro Anti Partículas). Esto sucede porque es propenso a presentar demasiadas fallas, algunos incluso cometen la locura de eliminarlo y por ello la ITV se ha centrado en ello. Es necesario conocer la función de dicho elemento para entender lo importante que es para el coche.

¿Qué sucede con el FAP?

El filtro anti partículas va instalado en el sistema de escape, después del turbocompresor, que es el encargado de quemar los residuos que producen los motores diésel. El hollín despedido por el escape se ha clasificado como cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud, por eso el diésel es tan perjudicial para las ciudades; como su proceso de quema de residuos requiere de cierto tiempo y velocidad constante, al conducir dentro del urbanismo no puede hacerse.

De lo dicho anteriormente surgió la necesidad de crear e instalar el FAP en los vehículos que consumen gasóleo, y así evitar que los residuos que no alcancen a ser quemados, no salgan al ambiente. El filtro antipartículas funciona obstruyendo el tubo de escape, para atrapar los residuos que se cuelen hasta él.

El problema está en el proceso de regeneración. Este consiste en que el calor de los gases de escape se eleve tanto como para incinerar las partículas atrapadas en el filtro, además requiere de otros factores como mantener el régimen de revoluciones del motor constantes y un periodo más largo de unos cuantos minutos para que funcione. Aunque dicho proceso incremente el consumo de gasóleo, es muy beneficioso para el vehículo, sin embargo, no es práctico de realizar en cualquier oportunidad o lugar, como por ejemplo dentro de las zonas urbanas.

Por las limitaciones de la conducción dentro de la ciudad, es que muchos filtros no trabajan como es debido; son trayectos que se ven interrumpidos por distintas razones y ello no permite cumplir con las condiciones para que se realice la quema de partículas de forma correcta. Eso los hace colapsar al quedar obstruido, hasta el punto de que comienzan a pasar ciertas partículas.

Quienes tienen un vehículo con motor diésel de vez en cuando podrían cambiar la ruta hacía otras más largas, con menos inconvenientes y que le permita al coche hacer la regeneración completa. Las averías que surgen a raíz de los problemas con el FAP suelen reparase en el taller con una activación forzada de la regeneración, y si no es suficiente, se debe reemplazar la pieza, además otros componentes también podrían resultar afectados.

Una alternativa para afrontar el coste tan elevado de las reparaciones por averías de este elemento, es utilizando piezas desguace coches. Estos repuestos son más baratos y debido a que varias empresas tienen página web, podrá hacerlo desde casa o desde el trabajo.

Writen by revistasmujeres