Riesgo de salir con un motor averiado

motoresbaratos.net

Para nadie es un secreto que la principal pieza de un vehículo es su motor, y tampoco es un secreto que sea la más cara. Por lo tanto, hay que cuidar mucho esta parte del coche si no se desea atravesar por una situación apremiante.

Hay una serie de recomendaciones asociadas al mantenimiento del motor, tal como el cambio de aceite y filtro, cuyas especificaciones son indicadas incluso por el mismo fabricante. Muchos consideran ese tipo de medidas como exageradas, o que los ciclos de cambio pueden ser más prolongados, así que corren el riesgo de aplicar un criterio diferente. Al respecto hay diversidad de experiencias positivas y negativas, a favor y en contra.

Lo cierto es que cada coche es único, aunque sea de la misma marca, modelo y año que otros tantos. Esta exclusividad se la dan sus respectivos usuarios y el entorno, ya que hay muchos factores que intervienen en la longevidad de los mismos. Por lo tanto, cada uno contará su propia historia.

Lo anterior no significa que debemos desechar las experiencias de otros, sobre todo si con ellas podemos aprender lecciones que nos eviten quebraderos de cabeza. Ser precavidos nunca está demás, ni está restringido para algunas actividades, es una postura que debería prevalecer para todo en la vida.

¿Qué puede pasar con un motor en malas condiciones?

No debemos subestimar una avería en el motor. Observar gotas de aceite en el piso, vibraciones, falta de potencia, ruidos, recalentamiento, encendido de testigos luminosos, nos debe llevar de inmediato a la acción: reparar.

Minimizar el problema no nos hace ningún bien, dado que la falla puede empeorar de un momento a otro en tan solo un instante. El colapso puede llegar repentinamente, y dejarnos varados en cualquier lugar y hora, en virtud de que al estropearse alguna parte del sistema, podría hacer que se funda el motor, es decir, que deje de funcionar.

Si hay alguna señal de que hay un problema leve, es el momento adecuado de actuar, porque la reparación y los repuestos restarán menos cifras a su cuenta bancaria. De hacer caso omiso, el daño puede apoderarse del corazón del vehículo, del propio motor, y cuando esto ocurre lo más probable es que lo tenga que sustituir.

De ser víctima de una situación similar, puede optar por un motor de segunda mano. Eso sí, aprenda de la experiencia, para no reincidir en lo mismo.

Writen by revistasmujeres